Skip to content

“El fuego que abrasa” (La Fuente II)

marzo 11, 2009

elvira-055La cervatilla, sin vacilación, comenzó su búsqueda. Al principio sólo siguió, en contra corriente el camino del arroyuelo y de vez en cuando saciaba temporalmente su sed en aquellas aguas cristalinas. Pero, en la medida en que avanzaba, crecían cada vez más sus deseos de encontrar la Fuente, ahora muy querida para ella.

En su camino encontró una golondrina y al verla, con cierta timidez, le preguntó: “Golondrina, se me ha dicho que allí, en ese monte, hay una deliciosa Fuente donde puedo ciertamente apagar esta sed que me consume. ¿Sabes tú el camino que me lleve hacia Ella?”. “Sí, amable cervatilla”, contestó la golondrina. “Sé de un camino peligroso y difícil, pero que, con toda seguridad, te conducirá al lugar que deseas. Aquella vereda estrecha que ves en esa cuesta es el camino que te digo, pero te repito que sus agudas piedras, su suelo resbaladizo, sus arbustos erizados de espinas, lo empinado de su cuesta, la densa oscuridad de las noches por esos andares, lo hacen en extremo peligroso y difícil. Tú misma podrías perder la vida por tu fragilidad y delicadeza.  Aún así, dicen que un corazón sediento es capaz de arrostrarlo todo con tal de saciar y apagar el fuego que le abrasa”. Y sin decir más, la golondrina continuó su vuelo, dejando a la cervatilla que sola decidiera tomar o no aquel camino del que tanto le hablaban… (Continuará)

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: